Smokingourtime

Smokingourtime

6 mar. 2014

(Mi) vaiven

No puedo permitir esto. No puedo hacerme esto a mi misma. No puedo.

No eres nadie para controlar mi estado de ánimo, no eres nadie para darme una sonrisa y al día siguiente quitármela. Eres muy insignificante para tanto. 
Odio, odio profundamente cuando tomas actitudes de niño pequeño, lo odio profundamente. Hoy me das todo para al día siguiente quitármelo sin más, pues eso duele, y no puedo controlar que me duela.
Intento mantener la calma, no alarmarme, mantener el silencio, un silencio que no me provoque nerviosismo o intranquilidad. Pero no puedo, un suspiro tuyo y mis esquemas se rompen, mi silencio es destruido junto con la calma que me daba. Todo esto es culpa mía, es culpa mía por darte tanto poder cuando no lo mereces. Yo por ti cruzaría un océano lleno de tiburones, y lamentablemente, tú por mi no meterías ni el pie en el agua. Tenía que haberme marchado para siempre el día que lo dije, pero volví porque sentía un vacío interior que desde ese amor verdadero al principio, no sentía. 
Es mi culpa quedarme prendida de alguien como tú, una persona que no sabe lo que quiere, que vive anclado al pasado, lucha todos lo días por no recordar, pero desgraciadamente pienso que recordar te parece confortable, y el muro que has creado, acogedor.
Y es una pena que piense que yo puedo enseñarte a amar sin heridas, enseñarte lo que es el verdadero amor, valorarte, cuidarte, protegerte, hacerte reír, yo que se, las cosas que suelen hacer los enamorados.
Pero también duele que me digas que nunca en tu vida habías conectado con una persona así, esto si que duele, es pensarlo y que los ojos en milésimas de segundos se inunden en lágrimas, sin querer, porque yo este sentimiento hacia ti no lo quiero pero nadie puede controlar los sentimientos por mucho que tu digas que sí, es como si quisieses volar sin alas, es imposible.
Lo peor de todo es que yo he creado un muro que lleva tu nombre, y me empieza a resultar acogedor. Debería destruirlo de una patada pero no puedo, y mira que lo intento, pero no puedo, es superior a mis fuerzas, o quizás no lo quiera romper. No me entiendo. No entiendo como puedo escribir estas palabras y a la vez jurarme a mi misma que nunca va a existir a un nosotros después de todo el daño causado. No entiendo porque he creado esa dependencia hacia ti. Dios, ojalá desaparezca junto como el sentimiento y el muro, por favor. Duele, duele, duele, duele, duele, duele, duele, duele, duele. duele.
Soy consciente de que no me mereces pero a la vez pienso qué se siente con un beso tuyo o un abrazo. Ese es mi problema, eres mi bipolaridad personificada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario