Smokingourtime

Smokingourtime

30 ene. 2015

Sin nombre

Ojalá nunca perdamos el niño que llevamos dentro,
sobre todo la parte de decir o hacer sin miedo a caer,
el poder de actuar sin pensar,
sin dar mil vueltas a lo que pueda pasar
porque al final,
por miedo a marearnos
dejamos todo como está.

Ojalá tuviera el valor de decirte
que no quiero ser tuya,
que no quiero que me pertenezcas,
pero que me encantaría pasar más tiempo contigo,
y más si es a solas.

Que hace tiempo que una caricia no revolucionaba tanto mis chacras,
imagínate lo que me producirías con un beso,
besos que nunca existirán por falta de valor.

Que me encantaría ser invisible
para poder mirarte sin que te des cuenta,
es que no sabes lo difícil que es,
y cuando me pillas,
cuando nuestras miradas se cruzan,
es como si me dieran un calambrazo,
un calambrazo que me devuelve a cruda realidad.

Pero peor es intentar escucharte,
digo intentar porque es prácticamente imposible.
No eres consciente de los ojos que tienes,
grandes,
un poco caídos,
marrón intenso,
y unas pestañas que embelesan,
una mirada que esconde más de lo que muestra.
Intento no mirarte a los ojos para poder atenderte,
pero
joder
no sé si es peor tu boca,
tu sonrisa,
tienes la sonrisa de pícaro perfecta,
que cuando se junta con la mirada,
enamoraría a la tía más fría del mundo.

Que me encantaría gritarte lo que siento,
gritarte que me dan igual tus cadenas
que acaban con tu libertad
porque sé que tú no quieres eso
pero eres demasiado cobarde para enfrentarte a la incertidumbre,
a la comodidad,
y lo digo yo,
que escribo esto en un papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario